"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


29 ago. 2016

150. Precipitosa


[The Capitol, Washington, de Cartier-Bresson -1957-]

Ante nosotros, la historia. Vivita y coleando. De antaño, es cierto, pero precipitándose como nadie en nuestro presente continuo. Nos llena la vista de fantasmas y se queda igual; a lo mejor cree que sabremos ocuparnos de ellos cuando, en el fondo, es bien sabido que se cansaron de ser mareados como perdices hace mucho. Me gusta sentir como el aire los traspasa y penetra después en nosotros, con el gesto victorioso de quien logra su objetivo sin ensuciarse las manos. Y con los pulmones llenos de escombros, te miro y el leve murmullo de tu mano en la mía consigue arrancar la mejor de las declaraciones: Si no vengo por aquí, me pongo nervioso. Ladeados ambos, en este apartado grupo de poseídos con poco arte, me haces viajar a la cima del mundo. ¡Qué digo a la cima!, aún más alto. Al cielo, a la atmósfera, al espacio negro e infinito donde nada somos. Porque en esa nada hacemos buena pareja.



20 ago. 2016

149. Tabaquista



te vas te pienso, ahí te fumo
en el humo desenvuelto, dragón de ojos azules
en mi piel, escamas pariendo cicatrices

pitillo-reloj, a caladas
lento discurrir, sosiego de furias
gano tu idea, la condenso
positivo lo nuestro


[de  internet]

no fumo
no me darías lugar




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...