"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


26 oct. 2012

06. enKapotado

[de internet]

resaKa, de un océano rimado de palabras, que ya no sana lo suficiente
resaKa, que busca desahogo en otro diluvio, desde el piso más alto de esta cárcel de cuento

soy el mástil que aguanta la veleta de tu bufanda
soy el pararrayos que ondea su figura ante la descarga, reclamándola para sí

la lluvia torrencial moja más de la cuenta, camufla mis lágrimas
la lluvia condensa la espesura que me nubla y entela el damero perfecto de calles y plazas visible desde aquí arriba

pero sólo el rayo posee la fuerza para hacerme temblar, para enjuagar mi propio abecedario en los charcos luminosos que supuran de las aceras

resaka, en la que unos labios desconocidos ponen música gótica al oscuro paisaje que entreveo citando tu memoria

4 comentarios:

  1. Una resaka que se alimenta de lo que se desea y no sucede.

    Elijo ser el tayo que hace temblar, los labios desconocidos, el otro diluvio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En parte ya lo eres, por esa ventana que me abres cada vez que escoges una imagen para hecerme pensar en tu espacio.

      Eliminar
  2. La peor resaca, G Quizá la peor resaca sea la de aquellos labios que todavía no se han probado... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... aquellos labios que no se han probado, y nos propagan la fiebre del deseo por doquier...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...