"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


3 nov. 2012

08. Alas emborronadas

[de internet]

A la zaga del tren, ahí sigo.
Entreteniendo mis horas entre letras desordenadas, cartas desparejadas y estruendos en el firmamento. Entre rosas algo marchitas y la brisa incendiaria de algunos dragones.
¡Qué lejos estás y, a la vez, qué cerca te tengo!
Vagabundo que aparece y desaparece en la estela del café recién hecho, revolviendo cordura entre el azúcar refinado. Sondrina te nombra al servir el zumo en vaso largo, obturando el diafragma de su cámara al son que más le brilla.
Y al recuperar tu sonido, las flores me inundan la mirada, los cerezos me cobijan y el punto japonés baña de rojo la pasión desparramada por el papel de carta.
Abrigarme la esperanza con el rasgueo de tu pluma y soñar que volveré a dónde lo dejé, al lugar dónde me aguardan tantas vidas ejemplares, y que tú has dado forma al leerlas en voz alta.
Late fuerte el reloj de cuerda, nunca dejó de hacerlo aunque yo dejara de oírlo. Y por ello la razón de mis desvaríos te pertenece, de loco a loco.

Las mariposas me indican cómo llegar hasta ti, subidas al ritmo frenético de mi cuaderno de dibujo. Te prometo su color.

12 comentarios:

  1. Será un color intenso y vital, de sensibilidades y pasiones..

    me ha gustado.. me quedo.. por tu casa..

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Estrella, viniendo de ti es ciertamente un gran cumplido.

      Eliminar
  2. El aleteo de unos besos y caricias que embriagan los sentidos y el alma, la esencia de las flores que tienen la esencia de sus vuelos, y tu pluma... que escribe desde la fragancia de tu alma. Pero qué bonito escribes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, yo creo que la clave es tener una buena fuente de inspiración. Y, en este caso, un amigo vale cientoun vuelos de mis palabras.

      Eliminar
  3. "¡Qué lejos estás y, a la vez, qué cerca te tengo!"

    ¡Que frase tan brillante y certera!

    Un amigo mio dijo; los segundos se moveran a la misma velocidad para los relojes, pero no para los apasionados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adam, me da que tu amigo es sabio. Los apasionados y el tiempo, y su paso, no hacen buenas migas.

      Eliminar
  4. Un exquisita y cuidada descripción del ambiente donde escribe la amante, como si ese rito, un poco zen, aliviara la pasión que aletea en la misiva con la elegancia de una geisha.

    Madama Butterfly desayunando en la cocina.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. es posible estar a distancia y sentirse tan cerca...
    a mi siemopre me gustó eso de los vínculos
    de construir complicidades
    códigos ...

    algún día alguien espero me regale un aleteo de estos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, a lo mejor ya lo han hecho. A mí me ha pasado que, a veces, vivo tan acelerada que ni me doy cuenta de lo bueno que pasa a mi lado o por mí.
      Gracias por pasar a verme.

      Eliminar
  6. Super recomendable los colores de tus letras! Un placer leerte, mil gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  7. La culpa de todo va ser de Sondrina, que es una casamentera de cocinas.
    Cartas locas, de locos cuerdos, que entre mareas son mariposas mensajeras.
    En esas praderas marchitas los pétalos se empeñan en en volar mas allá del viento, lejos del fuego de dragones.
    El tren que se ve a lo lejos tiene un vagón lleno de plumas y todas están marcadas por tu rayo, por esa luz que se respira con los ojos cerrados, como una caricia cercana, como el aleteo de cuatro labios que siempre se funden en un abrazo, en milímetros de tiempo.
    Recuperar la voz me falta, para ser ese abrigo que persigo, el calor del agua que mancha, de aquel reino que me espera y no lo encuentro en buenas horas.
    Oigo desde aquí el latido, nunca deje de oirlo.
    Volverán las cartas tan cerca que nos parecerán los colores de tus dibujos.

    La culpa de todo va ser de Sondrina y El Vagabundo, que se enamoraron sin saberlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Volverán las cartas tan cerca que nos parecerán los colores de tus dibujos."

      Han vuelto las cartas, sí, han vuelto. Y eso me hace feliz. Añade a mi día a día una esperanza extra, aleteando en mi estómago el hambre por las letras de tu lápiz.
      Si Sondrina y El Vagabundo se quieren, no soy nadie para impedírselo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...