"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


25 nov. 2012

13. En un recodo sembrado de lluvia

[de internet]

Nunca sé en qué cama voy a pasar la noche. Si voy a dormir o a conocer el amor. O si la lluvia empapará mis pasos sobre el fondo de un desierto de mar. Tal vez el faquir de los sueños, con sus baratijas y ese olor a incienso y chamusquina, aplique candela a la medusa y yo pueda pasar la eternidad de un reloj de arena escribiendo palabras que sólo tú engarzarás de nácar. La novela de mis ojos cerrados será entonces mi vida junto a ti, o por lo menos, la prosa poética que nos recuerde cuando hayamos fundido, al cabo de los días, con el horizonte eléctrico de un atardecer de tormenta.

Nunca sé en qué cama voy a pasar la noche. Si acertaré con el pijama de flores que enraíza campos silvestres mientras duermo o con el cielo estrellado de bombillas que chispean en el cielo, aún por oscurecer, de mis retinas doradas.
Pero los dragones, como decía el poeta, seguirán buscando pastos de damas y, entre ellas, yo giraré la cabeza para verlos venir. Y, si no es para bien, sucumbiré a sus encantos fieros sabiendo que yo lo decidí así. El rosa marchito de mis labios pronunciará tu nombre y sobreviviré, unas horas más, entre las sábanas.



10 comentarios:

  1. A veces es mejor saber en que piel amanecemos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayte, tienes razón, pero sólo a veces.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ... y sentirte a salvo y seguro, a merced de otra piel o de los sueños más excitante.

      Eliminar
  3. Los dragones tren la chispa del fuego tentador, seguro tendrás una noche apasionada y llena de amor.
    Me encantó el texto y sobre todo estas líneas..."escribiendo palabras que sólo tú engarzarás de nácar".
    Te dejo un abrazo, buen inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina por tus buenos deseos. Ojalá el amor supere a los sueños, con ese fuego tentador arropando bajo las sábanas.

      Eliminar
  4. La primera frase además de arrebatadora, promete.

    Aceptando que sucede por decisión propia, aunque no sea exactamente lo que buscabas para esa noche, es la forma adecuada de encarar el tiempo de espera hasta que llegue lo que deseamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está la clave, en encarar el tiempo tal y como viene, y no romperse uno la cabeza deseando quimeras inalcanzables en el "ahora".

      Eliminar
  5. Las noches de nácar escuchando sombras, se llevan el espacio de caricias de almohadas, las respuestas llegan siempre entre amaneceres, de allá donde nace el arco iris, siempre son aguas, que no saben a donde van, ni de donde vienen.
    Solo el verde de un oasis en nuestros relojes de arena, es capaz de paralizar rayos, y buscar siempre otro tren, en el que la maleta este llena de pijamas de estrellas, que adoran tus ojos.
    Todas las bestias de este y de todos los mundos se someterán a las decisiones de la mirada de tus colores, mucho después de que marchiten.
    Horas en mapas que se resisten, pero que siempre acceden a desplegarse, entre sueños de sabanas y de nombres de aprendices de poeta.
    Vivir al fin y al cabo, en el reflejo de tu mirada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes cual es mi deseo para esta noche? Subirme al tren de tus sueños. Y repasar con la mirada su traqueteo particular sobre el mapa que diseñas a diario para mí. Mirarme en el cristal de la ventana y ver tu reflejo pegado al mío mientras un rayo estremece el paisaje y la luz del vagón cambia del dorado eléctrico al esmeralda de tu reloj de arena.

      Un día te regalé mi lápiz. Ahora camino sobre la senda aterciopelada de tus pensamientos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...