"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


9 dic. 2012

16. Intenciones

[de internet]


espejo maravilloso sus ojos,
que me reflejan y regresan vida
en cada nuevo pestañeo

cincel maravilloso sus manos,
que, como hábiles escultoras, contornean los límites de mi frontera
inventándome de nuevo en cada roce



20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sin duda, mucho antes de tocar e imaginar.

      Eliminar
  2. "... inventándome de nuevo en cada roce..."

    Bellísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Antonio, viniendo de ti el cumplido, su valor es mayor.
      Gracias de veras.

      Eliminar
    2. Oh, de nada, querida amiga. Gracias a ti.

      Eliminar
  3. El sudor negro, en la noche, desfila por el valle blanco de su cuerpo.
    Sobre la dama blanca, entre el altar de sus pechos, deja el artista su beso, deslizándose, intencionadamente, más allá del erizado valle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dama que deja libre la inspiración del artista.

      Eliminar
  4. Los ojos son el espejo del alma a través de ellos se pueden llegar a leer las palabras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso lo que aún no dio tiempo a escribir pero sí a sentir.

      Eliminar
  5. Afortunado el destinatario de tales palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunado él, claro, pero también la mujer de su inspiración.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. [shhh, te lo digo sólo a ti....]
    solo ayer, me volví a ver en sus ojos, y regresó la vida al hueco que sentía en medio del pecho, con tan sólo tres palabras y el cincelar fuerte de sus manos en un abrazo silencioso. Como hábiles escultoras sus manos me devolvieron el latido y marcaron para mi el camino.
    Qué fácil es mi corazón; sólo necesitó una señal y como un barco en altamar al recibir la luz del faro reconoció su hogar.
    Bellas como siempre tus palabras, pero permiteme que hoy en mi felicidad me quede con la complicidad de la mirada.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué grande!
      Para ti esa mirada, ese abrazo, ese latir a dúo.
      Sabía yo que no podía ser de otro modo.

      (mi abrazo de cariño, como el de niña al recibir el mejor de los regalos)

      Eliminar
  8. si alguna vez fui bello fue cuando me reflejé en ti.
    muchas gracias por la visita y el (+)
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo compro...
      Debió de ser al mirarte y reconocerme en ti.

      Eliminar
  9. "...inventándome de nuevo en cada roce".

    Menuda figura. El lenguaje es el mayor espejo de todos. ;)

    ResponderEliminar
  10. Estos son los inventores que anhelamos:)

    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...