"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


14 dic. 2012

17. From Paris with love

[Eiffel Tower, de Willy Ronis]

Le dijeron que su amor era diferente, que no se parecía a ninguno que anteriormente pudiera haber conocido.
Y les creyó.

Dejó volar las mariposas en vuelo rasante cuando fue necesario y padeció con un arrojo considerable los avatares de su sangre porteña. Hacia delante, sin rendirse, pendiente sólo de abordar con su mejor sonrisa aquellas espinas que herían a conciencia su camino plagado de rosas frescas.

No tardó en coincidir con todos que era sumamente afortunada, que su amor era fuerte y sincero, como los milagros que plagan las hagiografías de los más santos.
Y por ello lo disfrutó a diario, le sacó el mejor partido.
Pero faltaría a la verdad si no reconociera el vértigo, aquel desfase emocional que la sacudía por dentro cuando sus miradas se cruzaban o la piel de su hombre buscaba la suya bajo las sábanas, en el frenesí del acto.
Las descargas eléctricas tenían entonces su réplica más allá de las bocas, en el contacto urgente de sus sexos y en ese aire viciado de puro egoísmo que los amantes satisfechos exhiben impúdicos sin ni siquiera darse apenas cuenta.
Tan pagados de sí mismos se sienten en esas circunstancias favorables.

Por todo ello, en el mismo instante en que le comunicaron que no tardaría demasiado en ser desgraciada, les acusó de embusteros y partió de nuevo hacia el futuro, con apenas equipaje, para cuatro días mal contados, llevando del brazo lo que más quería en este mundo: su maravilloso e imperecedero amor de postal.



18 comentarios:

  1. Esas hagiografías embelesan el corazón. Necesitamos de epifanías, como necesitamos desesperadamente algunas tonalidades. Fa sostenido menor es una de ellas. No te lo parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una armadura de tres sostenidos, así es el Fa sostenido menor. Y a pesar que la melodía de violonchelo es la que más me acompaña, cómo no plegar el alma ante las notas de un piano. Necesito de las tonalidades, de los matices, para componer. Músicos de cámara creo que somos tú y yo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pero a veces se oxida, de todas formas siempre nos quedará la bella Paris, no?

      Eliminar
  3. Hizo bien.
    Ojalá pueda escaparse de la desgracia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ligera de equipaje, acompañando al poeta.
    Instalada en su futuro, entre las cuatro paredes llenas de luz que acogería los momentos escogidos para sus cuatro días con sus noches, se desprendió de su equipaje.
    Abrigo rojo; vestido por debajo de las rodillas acabado en camisero japonés cubriéndole el cuello; sujetador y braguita roja descansando sobre la ancha cama.
    Tras la ventana, contemplaba su amor. Cuatro prendas, cuatro días. Sonrió.
    Desnuda, París se extendía sobre su cuerpo como ese imperecedero amante.
    Recogió la postal que descansaba sobre la mesita de noche, sirviéndose de sus muslos como pupitre de apoyo, escribió en el reverso de la postal:

    “Alineados sobre el asfalto, los adoquines de ayer brillan luminosos…….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holden, adivinaste de rojo mi mayor secreto.
      Shhh, ahora sólo queda probar el efecto sobre el paisaje.

      Eliminar
  5. Esos avisos, esos "ya te lo dije", siempre llegan mal, al menos a priori. Bueno y luego también:)

    De todas maneras hemos de caer por nosotros mismos, ya sea en un amor de postal o en el más tonto de todos los amores.

    Saludos y gracias por tus comentarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, somos demasiados ciegos; y otras, vemos fantasmas donde nunca los hubo.
      Demasiado complicado esto del amor.

      Eliminar
  6. Disfrutar del momento, de cada instante, de lo vivido, y lo demás, ¿qué importa?

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será lo mejor.
      Dejar para mañana el mañana.

      Eliminar
  7. Ella lo descubrirá sin necesidad de tanta gente hablando.
    El momento es lo que importa y se se equivoca no pasa nada.
    Al menos vivió.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Aunque el amor fuera irreal, pasajero o simplemente temporal, nadie lleva una vida de santo; él se marchó y ella no aceptó que la complicidad entre ambos había desaparecido...
    vivir de un amor de postal acaba oscureciendo el paisaje, con un tono ocre apagado en el que cuesta distinguir las escenas.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "vivir de un amor de postal acaba oscureciendo el paisaje"

      Supongo que tienes razón, que por eso decidió poner tierra de por medio y seguir con su vida.

      Eliminar
  9. Precioso, G. Me ha encantado ese amor de postal. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Cada uno elije que y como quiere vivir.

    es reconfortante tener en el curriculum amores plenos, y recomendable que se mantenga la puerta abierta a empezar de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre Adam. Y también una ciudad a dónde escapar, si fuera el caso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...