"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


5 ene. 2013

21. El placer de tu negro sabor

[Juliette Binoche, escena de “Chocolat”, 2000]

Un cuadrado oscuro de chocolate
tiene para los dientes
el mismo efecto sensual
que el lodo en los pies traviesos de la niñez.
En la lengua, la densa materia oscura
suelta saliva en rojos cauces.
El chocolate se disuelve en dulce espeso fango
cuando lentamente se acarician los bordes
hasta que la tableta en la cavidad cálida
suelta aromas recuerdos y flores
en las distendidas papilas.
Ríos de chocolate
atraviesan encías y resquicios dentales
y el placer –que uno sabe fugaz-
da sus vueltas atrapado en la boca.
Devoro chocolate ahora que no te tengo
para, lícitamente y sin culpas,
abandonarme al erotismo.

Comiendo chocolate pienso en tu piel a mordiscos
pienso en tus piernas
tus pies
pienso en los manjares suculentos
de la vida.



Placer del chocolate, de Gioconda Belli


18 comentarios:

  1. Ríos de sensaciones nos atan a la vida, nos empujan a seguir siendo. Enmedio de lo fugaz, de lo efímero. Precisamente por que lo es.

    Un beso así de grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debemos renunciar a esas sensaciones que nos cortan la respiración, sean fugaces o eternas. Si no, ¿de qué viviríamos?

      Otro beso para ti.

      Eliminar
  2. No conocía el poema.
    Es extraordinario.
    Buenísimos.

    ResponderEliminar
  3. No soy de turrones, a mí lo que me pirra de verdad es el chocolate negro, y cuanto más amargo, mejor.
    Así que, ¿qué de dulce tiene esta mujer que escribe? No sabría muy bien por dónde empezar...

    ResponderEliminar
  4. A mi me pirra negro y con almendras, qué rico por Dios, solo con escribirlo la boca se me hace agua...

    ResponderEliminar
  5. He oído muchas veces que el chocolate es un excelente sustituto del sexo... no obstante me gusta más la perspectiva que tú le das.... como sustituto del amor. Espléndido escribir. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el sexo y el chocolate no son excluyentes, por lo menos para mí nunca lo han sido.

      Eliminar
  6. Mmmm es mi pecado el chocolate, no puedo pasar sin él.

    En esta noche de magia deseo que los Reyes Magos te traigan todo lo que les has pedido y si se les ha olvidado algo lo recibas durante el año.

    ¡Feliz día de Reyes!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María por tus deseos, no me puedo quejar con los regalos que me han traído.

      Un beso.

      Eliminar



  7. “Chocolat” “Como agua para chocolate”. Juliette Binoche; Lumi Cavazos maduras y bellas mujeres con ese encanto erótico que se desprende en sus ojos y en sus bocas, la sonrisa abierta de sus labios.
    Chocolat, novela escrita por Joanne Harris, misma edad que la sensual Juliette Binoche.
    Como agua para chocolate, novela escrita por Laura Esquivel, bella con sus ríos plateados luciendo “la ley del amor”.

    Higos tibios con jamón serrano. Cortad por la mitad los higos, envolverlos con el jamón. Calentar suavemente, breve, en la parrilla sin cocinar el jamón.
    Colocarlos en un plato, desparramar por encima el aceite, el zumo de lima y algunos piñones. A su alrededor, circunferenciando el plato, adornarlo con chocolate.

    Atardecer, después de hacer el amor a la hora del te, antes de volver de nuevo a la cama, volveremos a saborear el dulce de higo y el salado jamón en nuestras lenguas.

    Receta para dos personas:
    2 higos fresco por persona e igual lonchas de jamón serrano. Aceite de oliva extra virgen (jeje); zumo de lima; piñones tostaditos y chocolat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la receta Holden, ahora sólo queda ponerse ante los fogones...

      Eliminar
  8. Gioconda siembre ha sabido exaltar lo sencillo de los placeres.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Mayte, y leyéndola parece como si esa sencillez traspasara también a sus letras, a sus rimas.
      Toda sensibilidad.

      (algo parecido a lo que ocurre con tus textos)

      Eliminar
  9. Pues leyendo este poema me han entrado unas tremendas ganas de comer chocolate.

    Maravillosa Gioconda.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Es cierto, G. Belli es pura pasión y erotismo.

    Aquí tengo en la cartera un chocolate.
    apretada
    le letra de un hombre se ha prendido
    al papel que lo envuelve.
    un hombre azul me lo envía
    lo deja caer desde una nube.
    un chocolate viene
    desde un vuelo muy alto sin aviso
    a mi boca
    y en el gusto van entrando sus ojos.

    Reina María Rodríguez

    Gracias por el poema y por la sugerencia: hay que darse pequeños placeres :))

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Placeres como el poema que copias de Reina María Rodríguez.
      Gracias por descubrirme imágenes tan ricas.

      Eliminar
  11. Ay, G, la poesía sexy de la Belli, la foto de una película tan sugerente como Chocolat con la adorable Juliette Binoche... me han dejado a punto de sucumbir a doblar mi dosis de un cuadrado oscuro al día.

    Aunque reconozco sin pudor, que en momentos de tristeza o desamor me salto las reglas y aumento la dosis con una furia placentera que mi estómago delicado acepta cómplice.

    Creo que el erotismo está muy mitificado, hay veces que prefiero una buena dosis de exquisito chocolate negro con Miles Davis de fondo.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Tesa, al chocolate se le puede sacar mucho partido, incluso un lado sexy muy sugerente.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...