"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


30 ene. 2013

26. Locura pasajera


[de  internet]


Me cortaría la cabeza. Pero resulta poco menos que imposible.
La rebanaría a ras de los hombros, de un corte seco. O por lo menos lo intentaría.
A continuación, escarbando un poco en el orificio, pelaría las terminaciones nerviosas que fueran, momentos antes, de las cervicales. Y una vez completada la extirpación, reposaría el resto de mi cuerpo, cercenado pero curado ya de su mal, en cualquier silla o butacón pues es bien sabido que, guillotinada la fuente de todas las preocupaciones, el alivio es tan grande y reparador que todo lo demás carece de importancia.

Sin embargo, mi deseo es en vano. No es posible luchar uno mismo contra su cabeza, hacerla desaparecer. Estoy obligada a sufrir indefectiblemente sus inquietantes y dolorosos estragos. Incluso la oscuridad ha empezado a rehuirme.
Mas la fe no me abandona y sé, que de una forma o de otra, lograré mi propósito. La migraña no puede salirse con la suya. Merece un castigo ejemplar.

De ahí mi acecho constante.
Disfruto sabiendo que me tiene miedo, mucho miedo.



20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. A veces pienso que me engaño a mi misma, que le doy miedo y todo eso, pero que en el fondo sabe perfectamente que no llevaré a cabo mis amenazas.
      TAmbién creo que algún día se me irá la bola y cometeré una lokura...

      Eliminar
  2. también hay migrañas en el corazón.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. supongo, pero me afectan mucho más las de la cabeza, son las únicas migrañas que logran dejarme fuera de juego con asiduidad y avaricia

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genéticas, nerviosas, por los ambientes cerrados, por los demasiado abiertos,... da lo mismo, siempre ahí, dando por saco...

      Eliminar
  4. En principio supuse que hablabas de los pensamientos que no dejan de acosarnos. Luego leo que te refieres a la migraña.
    No sé que es peor. Imagino que la migraña.

    Un abrazo, con cabeza, aún:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trini, tienes razón, los pensamientos también pueden ser bastante desagradables, pero hay de todo.
      En cambio, creo que la migraña, siendo una sola, puede con ellos y con todo lo que le eches.

      Celebro que aún te conserves con cabeza ;)

      Eliminar
  5. :)

    ¡Eres genial con las palabras! Y me estabas llevando por otros derroteros.

    Ay, amiga... ¿Una pastilla no puede solucionarlo?
    Si no es así, tú piensa que eres más fuerte que un dolor que, si te esfuerzas, será sólo psicológico.

    Ánimo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que las pastis se han confabulado con ella; pero, a lo mejor, es sólo cosa mía.

      Gracias guapa por ese "eres genial"!!!

      Eliminar
  6. Esa descripción certera... Empatizo!

    ResponderEliminar
  7. Me alegra saber que no en la misma inquilina ;)

    ResponderEliminar
  8. Puede que tu mal tenga remedio, pero a cambio de hacerte mayor. En mi caso las migrañas me abandonaron con la menopausia. Así que mucho menos drástico que cortarte la cabeza. Y estar siempre un poquito acelerada, en el punto justo, porque a las migrañas el relax total les pone un montón.

    Ah, g, el relato con sus dos lecturas y la imagen me ha encantado.

    Mi cabeza se asemeja más a un centrifugadora, así que imagino que tengo un botón de paro para desconectarla de vez en cuando.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya sabía yo que eras una mujer con suerte!

      Un placer saber de ti y de tus andares madrileños.

      Eliminar

  9. Ciertamente,se merece un castigo ejemplar. Tal vez empezando por el dedo meñique del pie izquierda ya fuera suficiente susto... de momento.
    Me gustó tu relato.

    · Saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, de verdad, por eso de que te gustó mi historia.
      Pero no compro tu idea del dedo meñique del pie, porque luego me quedaría siempre un zapato más olgado que otro y no me daría buen andar.

      ¿Te imaginas: coja y con dolor de cabeza? ;)

      Eliminar
  10. derepente es sano atentar contra uno mismo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tienes razón Jo, a lo mejor un día lo acabo haciendo.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Lo sé, tenemos ese monstruo en común.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...