"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


18 mar. 2013

35. Harem azul


[Tulipanes en el harem del Palacio Topkapi, de ge minúscula]

En el harem de esta fortaleza de ensueño soy tu favorita. Despojo los velos y bailo la seda de mi piel, contoneando las caderas, ofreciéndote la semilla del tulipán prendido en mis labios carnosos.
Y dejo de soñar. No puedo soñar y estar junto a ti a la vez… el tiempo se desvanece en este jardín, anudada a tus brazos.



12 comentarios:

  1. Una dulce invitación que seguro germine en su labios.
    Bello leerte, te dejo un abrazo, buen comienzo de semana!

    ResponderEliminar
  2. Jardín y fortaleza de ensueño.. es también el cuerpo de una mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De igual forma que lo es el cuerpo de un hombre, Miguel.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Y recuerdo que en ese jardín de ensueño, el baije confundío los sentidos más allá del atardecer.

      Eliminar
  4. Hay una caligrafía oculta en esos motivos florales. Pero qué voy a contarte a ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caligrafia que teje pasiones, en cada pétalo, en cada gota de rocío libado.

      Eliminar
  5. Mil y una noches bajo la media luna de Bagdad, aunque sea Ramala. Aunque las noches estrelladas estén llenas de misiles y hagan salir temerosas las palabras.
    Mil y una historias que contar te presupongo. Llegarías al final seguro...
    Esa es la impresión.

    Siento haber tardado en pasarme. Guardo la dirección y me voy pasando si blogger me lo chiva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil y una noches para exprimir el encanto estrellado de tu propia historia, entre murmulos y arrebatos de plata.

      Un placer pasear de tu mano por este jardín.

      Eliminar

  6. Háblame en la hora calma de la media noche
    Háblame para que no se duerman mis sentidos, háblame
    De lejanas tierras donde el único dios sea el sol
    Donde se vive al rumor de las hojas del sicómoro
    mecidas de brisa y calor.

    Cuéntame fracasos, vida, rumbos de pintores locos
    Háblame de la calima de las noches
    Cuando tu amante de amantes huyó
    De Cartago a las puertas de Roma, de la Sevilla mora
    De claveles de revolución
    De las vueltas que da la tuerca,
    De los amores que son prisión.

    Va y viene mi alma de esponja
    Viene y va si tú me hablas,
    Si tú me cuentas cosas

    Viene y va mi alma viajera
    Linda zagala, si me quisieras
    Va y viene linda barquera
    Si tú me miras de esa manera

    Háblame en la hora calma de la media noche
    Háblame para que no se duerman mis sentidos, háblame
    De Cádiz fenicia, de la Córdoba que abrigaba su mezquita,
    De Chagall o de los poetas andaluces del destierro
    De porqué claveles para una revolución
    De las vueltas que da la tuerca,
    De los amores que son prisión.


    Va y viene mi alma guerrera
    Viene y va si tú me hablas,
    Si tú endulzas la espera
    Viene y va mi alma viajera
    Linda zagala, si me quisieras
    Va y viene linda barquera
    Si me sonríes de esa manera.
    ........... para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De pintores locos, de amores de pasión, de todo lo que en un jardín de ensueño acaecería entre arrumacos prendados de jazmín….

      ¡Qué bueno que te acordaste del poeta trovador!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...