"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


28 mar. 2013

37. Dos sílabas


[de Maurice Tabard]

Me ha parecido que he soñado toda la vida con esas caricias, bajo el crepitar acalorado de tu abrazo sobre el mío.
Me ha parecido que esas dos sílabas enraizaban perfumes orientales entre mis rizos alocados, estando todavía por la almohada, sin querer despertar del letargo nocturno y violeta del sueño.
Oigo todo aquello que me dices con una intensidad renovada, como si tu voz fuera lo que siempre había estado esperando.
Y aunque sé que me confundes, que desparramas sobre mí sensaciones que no me pertenecen por entero, pretendo asirte a mi pecho y mirarte a los ojos en todos esos extraños que se cruzan ante mi sombra, a la caza de una leve sonrisa.
Sagrado tintero el que da color al pincel de tus dedos pues encierra toda la magia de los verbos, sin todavía saber si soy mentira o verde y cristalina ilusión.

Despojado de esa piel que creías tuya, me ha parecido intuir los tatuajes de mis lecturas, rayando el decoro más intenso. Letras y signos que configuran el paisaje por el que navegas sin freno y en el que consigo perderme de tu mano, sin pensar demasiado. Recreo para mis sentidos, nuevamente, el son de tus susurros.



17 comentarios:

  1. Dos silabas sin voz.
    Dos deseos escritos.
    Dos tesituras dispares.
    Dos sonrisas melodiosas.
    Dos sentimientos en uno
    esperando el susurro de tu voz
    como dos silabas entre tus rizos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quise, ni quiero interferir, nunca, entre dos silabas de noviembre y tus dos silabas de marzo.
      Me gustaría saber cual es tu interpretación en tu silenciado responder.
      Me gustaría que me dijeras, sí, ignorante de algo, mis firmas en comentario te ocasionan malestar.
      La solución, a ese tu malestar o no, será fácil para este escribidor

      Eliminar
    2. Pensaba que eras de aquellos que no veían fantasmas donde no los hay. Pero por muchas razones que esgrimas, el receptor puede seguir interpretando lo que buenamente le apetezca...

      Agradecida siempre de tus comentarios.

      Eliminar
  2. Al son de esos susurros es fácil amanecerse.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es Trini. Sin importar demasiado si llueve o hace sol tras la cortina de su tacto.

      Eliminar
  3. a veces bastan dos silabas... para caer en unos brazos o una trampa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conmigo los simples aduladores no harían fortuna, pero hubo un tiempo en el que con esas dos sílabas mi alma se dejaba atrapar...

      Eliminar
  4. Dejarse llevar, tambi´en por la raz´on de tus letras: y descubrir puro romanticismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejarse llevar, sí, Miguel, y recuperar el son animado y seductor del puro sentimiento.

      Eliminar
  5. Todos los viajes iniciáticos se resumen en un cuerpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Antonio, creo que se trata de eso, de un viaje iniciático, y que aún no soy consciente del todo.

      Eliminar
  6. Es críptico y hermoso a la vez.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encriptado mecanismo el de las letras, que pretenden descifrar el mensaje oculto de un sentimiento y todavía pueden complicarlo más.

      Eliminar
  7. Precisamente por encriptado, permite navegar por emociones de muchos colores (y olores).
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha de ser así, siempre que se pueda.
      Es maravilloso que, un mismo mensaje, ocasione en cada lector sentimientos diferenciados e inspiraciones de mil texturas.

      Eliminar
  8. Un abrazo en jarras sella una eternidad de siluetas,
    de vidas villanas y reinos sin vasallaje,
    en el confín de mapas escritos con tinta china,
    a la luz de una luna que se cuela por una ventana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso creo que nos pasó a nosotros la tarde de agosto que nos echamos la vista encima por aquel angosto callejón del barrio gótico.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...