"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


18 may. 2013

47. En espera de su fragancia



Martes por la tarde. He llegado pronto. Quería estar a solas en el claustro de la universidad. Tener tiempo para esperarte. Para preparar tu llegada. Leo y no me concentro. Levanto la vista a cada vuelo de pasos. ¿Y si en una de estas fueran los tuyos? Aunque no, porque tú eres puntual. Y por ello me sigo haciendo a la idea, que vendrás en unos minutos, pensando en tus cosas e imaginando otras tantas que hacer a solas conmigo…

[Tessa  Traeger]

8 comentarios:

  1. Dos sonrisas dibujarán el encuentro, y dos más la despedida; todavía con el dulce sabor impregnado en la piel, de tan excitantes momentos.

    Bonita fragancia.

    ResponderEliminar
  2. La imaginación es superada. Primero esta crea campos fértiles, se siembran.
    Y luego, cuando llega el y asienta sus raíces, recogéis la siembra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He adoptado tu pose, la de pensadora que ha visto reflejada en tus palabras el principio y fin de las cosas, y no puede añadir nada más a lo dicho.

      Eliminar
  3. Intuyo que ese perfume es letal como la legendaria estocada imparable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Letal no solamente en los momentos de supuesta rendición.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...