"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


23 may. 2013

48. A remojo de una idea



a veces, echo a volar mis papeles en blanco y la brisa marina me devuelve consonantes, frases inconexas y pasiones ralladas de sol
sospecho entonces que los morfemas liquidaron monstruos marinos o que los fonemas, más acostumbrados a lo alborotado del oleaje, sugirieron ciertas terminaciones para el ocaso
centenares de verbos acuden para sufragar mis historias, los sábados hacen limpieza general y restauran la paz sobre la arena de una playa
los sábados

y si pudiera distinguir lo esencial de la sal, volvería al origen, pero ¿a cuál?, quizá al compuesto únicamente de pretextos con los que bogar entre los miedos y salir impune, acaso sacrificando el rumor estancado que producen las letras en su salsa

a veces, echo a volar, y no me despido, ¿para qué?, regreso siempre, no hay cuenta, y si la hay, los números llegarán hasta la orilla y se coserán a mis velas, en bucles imperfectos
la poesía de finales de mayo siempre lo es, imperfecta, resaca de primaveras, libre

libre
como ahora yo

[Baños al atardecer en las terrazas de Pamukkale –Turquía-, de ge minúscula]

13 comentarios:

  1. Hay días en que los verbos son la mejor vela para surcar océanos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verbos aliados al deseo de escapar de nosotros mismos...

      Eliminar
  2. Hermoso texto...me quedo con dos palabras: libre e imperfecto. La imperfección, para llegar a la perfección de la libertad. Me encantó. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imperfectos, buscando rastros de otras horas, incluso de otras esencias, para seguir liando la madeja con aristas diferentes.

      Gracias Cecilia.

      Eliminar
  3. Siempre surgen palabras y frases cuando menos se esperan y vienen de don menos podemos imaginar. A mí me pasa.

    Gracias, g.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí, por eso me acostumbré a viajar con una lápiz en la mano y una chuleta en el bolsillo del abrigo.

      Gracias a ti, siempre.

      Eliminar
  4. Es el mar y las letras, que cosen metáforas hasta que uno no puede más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Miguel, en un oleaje enriquecedor y, a la vez, inagotable.

      Eliminar
  5. Las ideas puestas a remojo pueden resultar a veces indigestas. Se esponjan y se tornan deformes. Es mucho mejor tomarlas frescas, recién cortadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas van bien frescas, pero otras necesitan maceración lenta, para asentar nuestras bases y no venirnos abajo.

      Eliminar
  6. Como me gustaría estar cerca de esa marea que te contempla, echando a volar libre, poseída por la felicidad de serlo, chapoteando en algún maravilloso lugar lejano.
    No te despidas nunca, para que?
    Pero vuelve siempre.
    Con alguna marea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre. ¿Dónde estaría mejor que aquí, a la vera de tu cuidado?

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...