"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


15 jun. 2013

51. Cuatro movimientos



 La luna ciega los caminos,
se niega obstinada a salir a escena.
Mientras, cuatro luceros,
clavados con alfileres al firmamento,
tintinean cual cascabeles sordos al compás de un nocturno en fa menor.
Las sombras se apoderan, pegajosas,
del instante en el que un beso robado al carmín descolorido del maniquí
te descubre los amores furtivos entre el apuntador y la cigarrera.

[de  internet]

La luna, transmutada en gajo de mandarina,
que desaparece engullida por el hambre atroz de la noche.
Sólo dos estrellas
permanecen velando el escenario taciturno de la obra,
aburridas y grises,
como si su fulgor, de polvo estelar conformado,
se hubiera diluido en las vueltas concéntricas de la ley de la gravedad.
Aún quedan restos de purpurina en la cola de ese cometa.
 

[de  internet]

La luna mediada
se atreve a seguir a los que de negro van.
Mira de ser discreta para no molestar
y siente una felicidad infinita
al sentir el lujo de sus risas alejándose por el fondo.
El cielo, escondido tras las nubes,
sigue tranquilo pues la guía que los hombres esperan
se despereza de su letargo mensual.
 

[de  internet]

Luna llena,
tendida de espaldas al sol,
para melancólico entretenimiento de unos pocos.
Valles abiertos a las cañadas,
donde claros y sombras colorean tu cara.
Parece mentira que sólo funciones como un vulgar espejo,
reflejando la luz fulgurante de otro.
Los niños aún no saben del timo,
y los enamorados tampoco.
Aquellos que te rezan cada noche saben que siempre estás ahí,
pendida de un hilo,
a merced de un viejo tramoyista.


18 comentarios:

  1. Cada movimiento tiene su función y su sentido, es necesario para que el conjunto sea un todo articulado y armonioso. Y sin embargo, no deja de perturbar.

    La imagen del último verso es simplemente abrumadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como lo es también la virtud de saber justamente lo que susurran las palabras.
      Abrumadora.

      Como en tu caso.
      Siempre.

      Eliminar
  2. Desde luego que es un timo... un timo maravilloso.

    G, te recomiendo una lectura a ti que sé que te gustan el arte y la literatura. "Lo real maravilloso", de Alejo Carpentier. Si no la encuentras, dímelo y te la paso por mail. No tiene nada que ver con tu poema, pero me ha recordado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la recomendación, ya está anotada la primera de la lista. Cuando me sugieren una cosa, me falta tiempo para llegar a ella pues de algún lado nació la idea de hacerlo y hay que seguir el hilo antes de perderlo.

      Eliminar
  3. Yo sólo soy una coleccionista de lunas...
    y mira lo que has hecho... ella ha sido tu musa

    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es musa aunque, en mi caso, siempre la hago trabajar más de la cuenta, pidiéndole cosas y agradeciéndole otras tantas.

      Eliminar
  4. Un hermoso canto a la luna, en cuatro actos. Este astro ejerce una fascinación especial, al poeta. ¿Por qué será? A mi también me ha conquistado. Me he quedado absorta, no sólo leyéndote, sino admirando las fotografías que especialmente has escogido para ilustrar los cuatro movimientos. Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cecilia.
      La luna es mucho más que 4 movimientos, es todo un ciclo vital pero nos va bien resumirlo así. Como una obra de teatro con actos y entreactos.

      Eliminar
  5. Hola g, lo primero... decirte que me alegró verte en mi Mirada.. y luego... bueno.. el camino.. de la vida.. es siempre inesperado.. e incierto.. pero es la actitud interna lo que cuenta para poder ver la luna, como algo maravilloso y apasionante.

    Un beso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, aunque a mi me vale con poder verla, sea subida al tren que sea, desde este lado del globo o del otro.

      Eliminar
  6. Muy buena cada imagen , robo todas tus lunas, pero sabes
    me quedo prendada de la luna llena. Quisiera que fuera una costumbre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es mi preferida pero, sabes, a veces pienso que si la viera a diario, me aburriría de ella. Por eso son una bendición sus "escondites".

      Eliminar
  7. Se me puso una vez al paso un caminante, cruzando un puente lleno de preguntas dentro de ese túnel que ya no deja ver el cielo.
    De su chistera salió la sonrisa de un gato invisible, de uno de sus bolsillos sin fondo me regalo una marea, de su morral, como por arte de magia, surgió la sombra perfecta de un horizonte vertical.
    Antes de despedirse con un, " hasta otra luna", me contó la historia de todos lis uni_versos.
    -En esta noche sin luna, en esta obra de teatro en la que habitamos, todos somos reflejos de respuestas sin preguntas, y aun asi, dejamos que la luz nos deslumbre.-
    Señalo al ciego cielo, y pude ver una vela surcando los mares de la cara oculta de la luna.
    Era tu barco sin rumbo, derrotando las derivas de mis noches.
    Fue hace tanto tiempo, que ya casi es un olvido que sigo recordando, en el reflejo de ese cielo que no encierra tiempo para dejarse ver.
    En cuatro movimientos, una caricia a la sombra de tu pelo, una sonrisa a los gestos de tus manos, un susurro en tus abrazos, un reflejo de ve_sos desenfrenados, en un tren con destino a tus espejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la negra línea de ese horizonte, donde no alcanza la luz, esta la tinta de nuestros dedos… De donde surgen vagabundos, taras desordenadas, caligrafías de reinos estropeados, y versos al amparo de mil espejos.

      Eliminar
  8. Siluetas que cuando pueden danzan,
    justificando que el nacimiento de la luz,
    solo se explica en su reflejo.
    En cuatro movimientos de lunas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reflejos que nos marean y enamoran a partes iguales. Pero aún así seguimos sin saber qué hay al otro lado de ese juego de luces portentoso.

      Eliminar
  9. Puede que sea un timo, pero porque desenmascararlo si cumple su función, complice de nuestros sueños y pesadillas, de nuestros, acordes, errores y amores, de todos aquellos sabores que nos recuerdan que estamos a su merced en noches oscuras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El timo ya ha sido desvelado pero nos hemos conformado, nos agrada igual, aprovechamos también para echarle las culpas de nuestros desatinos nocturnos... será cosa de la luna!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...