"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


6 ago. 2013

58. Rastro, seda



[de  internet]

Matsuda se ve grácil con su kimono en este tiempo. Le gusta hacer todo lo que sabe que no soporto, para demostrarme que, como el junco, sigue en la ribera a la espera de una nueva primavera.
A Matsuda le regalé la última flor del rosal, puesta a secar entre las rimas de Goethe.
“Te pincharé para que siempre te acuerdes de mí”,
dice la rosa de manos del poeta.
Cada una de las palabras ha quedado sellada en sus pétalos encarnados; y la tinta ha dibujado ligeros trazos donde en vida sólo había existido dulce aroma.
Al pasar las páginas, un ligero toque se percibe como si gotas de una exquisita fragancia se destilaran al recitar los versos, uno a uno y casi en silencio.
Como la rosa con el libro, así hace ella sobre la alfombra blanca: pisadas perfumadas de crisantemo.


(diario del maestro Tokugawa)


14 comentarios:

  1. se ve linda Matsuda en su kimono bajo la nieve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, semejante a una bandada de mariposas.

      Eliminar
  2. Matsuda es una Lady Snowblood pero amable. Más señorial, más delicada.
    La imagen de estar leyendo versos y levantarse como si fuera una brisa ese aroma es sin duda reconfortarle. Es- la entrada entera de hecho- puro Reiki poético…
    ¿Sonara esta canción mientras pasea por la nieve?
    http://www.youtube.com/watch?v=2kMe1iK7cDo

    No sé si te lo he puesto ya, nah, da igual, una caricia:
    http://www.youtube.com/watch?v=AVJOQG_bpQM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Matsuda se parece a uno de los pececillos de Riusuke Fukahori, encerrada en el lecho nevado del recuerdo, pero vivita y coleando.

      Gracias por tus propuestas, exquisitas y siempre acertadas. Me gustan!!

      Eliminar
  3. te pincharé para que te acuerdes de mi...

    me quedo con eso, los recuerdos deben dejarse ahi clavados los que valen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que valen son los que nos pinchan, los que tercamente se mantienen a flote. Sin ellos nos faltaría algo, indefinido quizá, pero certero e intenso...

      Eliminar
  4. Los libros, las flores, los objetos y olores cotidianos al servicio del escribiente; rastro de migas de pan que regalan a los sentidos del lector apenas un trocito de ella..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... pero que sirve para reproducir en el lector una cotidianidad nueva y diferente, hecha también de sus propias sensaciones.

      Eliminar
  5. Siempre me ha atraído la cultura japonesa, sus costumbres. No hace muchos meses vi Madame Butterflay y disfrute, son muy especiales.

    El texto que nos muestras, rezuma sensibilidad, que no sensibleria. Es precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cultura nipona es puramente plástica, de ahí el dechado de sensaciones y sentimientos que genera.

      Eliminar
  6. En silencio, se escuchan las pisadas, y gota a gota, cada verso perfumado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre la nieve, las gotas de tinta recrean sus andares.

      Eliminar
  7. Al menos un ojo y un oído del par conservan chispas de amores pasados capaces de activarse ante la pisada de la nieve o el chapotear de la lluvia... los momentos más inesperados.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre quedan el resquicio para el recuerdo, a veces de esos instantes se vive.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...