"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


6 oct. 2013

62. Entorno a ti


[Günter Rössler]

Me he despertado de golpe, sobresaltada.
Sentía un pálpito salvaje entre los muslos y tu recuerdo me lo incitaba todavía más.
Mis propias caricias han hecho que regresaras a mí.

Primero tu calor y el roce de tus manos sobre mi pelo. Luego tus labios en el cuello, en los hombros. Caen los tirantes del camisón empujados por tu aliento.
En esas que tu voz guía la imaginación, el viaje de una ristra de palabras acallando el temblor de mis pechos. Dos cuencos se posan sobre ellos, son tus manos, seductoras.
Y en el ahogo, invoco la vigilia pasada contigo.

Sellamos la conversación de nuestras miradas con una infinidad de besos. Cariñosos, cortos, húmedos, ay, ricos de verdad. Tu lengua y la mía bailando desleales, nuestros labios enrojecidos de pasión acumulada.
Yo te arrullaba la espalda, el pecho, pero sin atreverme a descubrir el puñal de tu vientre. En cambio, tú, explorador intrépido en mi geografía, descubrías todos mis secretos, erizando mis sentidos por completo.

Quizá fuera el calor bajo la colcha, o el tick tack de mi cabeza sonando desesperado a la hora acostumbrada en la semana, pero lo cierto es que me quedé a las puertas de gozarte otra vez.
Esta mañana, reviviendo nuestro sueño, con mis dedos jugando a ser tú, he descorchado mi sexo casi con rabia, apurando al máximo mi excitación.


21 comentarios:

  1. EL mármol se hizo carne y en él habitó la agonía.

    ResponderEliminar
  2. Contra la ausencia: sueños...

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No soy el único enfermo de volveravolveravolver, me temo. ;)
    Y el de la borrachera no era yo, las cosas de verdad siempre van entre líneas en el blog del Caronte ese, ains.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos unos pocos los enfermos.
      Y ya intuyo que tú no apareces siempre por la superficie de Caronte, te pasa como a mí entonces.

      Eliminar
  4. !Guau! Puro deseo, pura vida, pura pasión...! Felicidades y gracias! Por fin alguien sabe expresar deliciosa y auténticamente lo que yo siento a veces. Una maravilla, G. Enhorabuena.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pat, me alegra saber que, de alguna forma, te sientes representada por entre mis letras y sentimientos.
      Coincidencias que son difíciles de plasmar.

      Eliminar
  5. Ah, por cierto, la fotografía que has puesto es ideal!
    Besos,

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Hay recuerdos como manchas indelebles...

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, guapa, y de esas manchas tengo algunas, memorables todas ellas.

      Eliminar
  8. Ummm... excitante. Volveré a leerte.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta acercarme a ti, cuando solo me intuyes. Deslizar mi mano a un suspiro de tu piel, a esa distancia en la que la realidad se guarda en la memoria de los mapas de las yemas de dedos navegando sin rumbo por delicados mares de durmientes erizados bellos.
    Verte tan libre, como en un fresco reflejado en cualquier memoria, dan las alas que no tienen a mis manos para recorrerte, entre dos sílabas, que escapan de cualquier sueño.
    El susurro, ese aliento que se enreda entre milímetros trazados por cuatro manos, por dos voces que sujetan nucas que miran al cielo, apartando rizos y siluetas del destino, nos llevara a volver a contemplarnos en esos espejos que parecen reinos.
    No despiertes todavía, me faltan todavía tantas caricias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por entre el sueño se adentra la travesura de tu pluma, la misma que recorre las horas diurnas de nuestra imaginación.

      Eliminar
  10. Aquel rayo maldito, que me robo mi paraguas, me enseño, al llevarse consigo al transeúnte que me habia acompañado tantos años, que siempre echamos de menos, lo que podemos tocar con nuestros dedos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vagabundo, será cierto lo que dices pues te veo a mi lado, emborronando cuartillas.

      Eliminar
  11. Hay sueños tan reales que no podemos determinar si son sueños o no...y los dedos son maravillosos cuando forman parte tangible de ese sueño. Manos, piel y pensamiento son un trío infaltable en los momentos de ensoñación, exactos y precisos.
    Excitantes letras y muy buenas imagenes has utilizado para un poema estimulante. Me gustó mucho el resultado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo, por tu aliento, tus palabras y tus pasos por estos mis lugares.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...