"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


16 oct. 2013

63. Caminos escarpados de estrellas



Separa el grano de la paja. Y, para cuando lo tengas, ven a ver conmigo cómo las viñas tamizan de burdeos las nubes deshilachadas que circundan nuestro cielo. Cada otoño se parece y este, precipitado de frío y despojado todavía de lluvia, dará que hablar.
Recuerda el crepitar de mis ojos ante el fuego del ocaso y el violeta carmesí del final. Los sueños, puestos en la hoguera con el resto, impedirán que perezcas de tristeza.

[de Sidney Sime]

El oráculo calló entonces. Reconoció el desierto que habitaba el alma del orante y se hizo corteza en el árbol. Entonces arrojó una moneda de plata el que llegó en busca de consuelo y, ensillando el corcel de su fe, se volvió hacia el norte. Después de todo sabía que por aquella boca, ahora inerte, había hablado el que una vez le diera la vida. Y debía seguir adelante. Sólo.

4 comentarios:

  1. Arrojo una moneda de plata a la ranura que había en la base el cráneo. Entonces la cabeza de Orfeo se activó, y su boca empezó a moverse… para ellos, era como su televisor en tiempos de posguerra emocional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdades monetarias, sospechosas de agrabios.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Quizá seamos las dos caras de una misma moneda.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...