"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


31 dic. 2013

72. Antojadizo, o cómo pedir una vida


[de  internet]

Sólo veo lo que quiero ver, siempre con la mirada inclinada. Ese gesto tan reverencial de sus manos reclamando las mías. Alto y claro. Y esa perdurable intensidad del momento desacredita posteriores acciones, sean cuales sean, pues sin ese primer movimiento no pueden darse ulteriores. Y es que se me queda mirando con todo el cuerpo, y nunca antes me habían parecido tan solícitas unas manos como en el presente continuo en el que todo esto transcurre. Entonces mis resortes chillan por la justa maravilla y los ojos mienten más que hablan...


… de lo contrario, el espejo se rompería, mi cuerpo desnudo volvería a ser el que es y la ropa yacería consumida sobre el piso.


10 comentarios:

  1. Estoy entre tus manos, dentro del espejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, y por esa maravillosa certeza las mejillas florecen sonrojadas...

      Eliminar
  2. Yo prefiero no mirar.
    Y olvidar lo que fui.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elimando así los residuos de lo que realmente incluso pudo no ocurrir...
      Quizá sea la mejor alternativa al recuerdo malintencionado que nos ronda allá donde vamos.

      Eliminar

  3. Me quedé pensando en las dos última líneas.
    Dentro del espejo ocurre lo que uno quiere ver, lo que sólo se quiere ver, o lo que hay, o espera, allí desnudo.
    Los cristales rotos, tu cuerpo, la ropa, se me antoja que es sangre en el piso.
    Beso, g.

    m.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que, sin el espejo, lo que queda es el residuo vivido en su interior.

      Gracias por venir, y por tu beso, m.

      Eliminar

  4. Encontrarse con ese 'ser los que es' es el temor de nuestra existencia. Por eso adoramos a los espejos, que nos devuelven la imagen de lo que no somos.

    · saludos

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será como dices, ceñidos siempre a aquello que nos atrae y nos devora el alma.

      Eliminar
  5. Es bueno ese método, ver sólo lo que queremos ver (y que los demás vean lo que quieran) para hacer la vida más llevadera.
    Ay, el espejo, ahí sucede lo contrario; a veces nos muestra lo que no queremos ver, especialmente después de haber comido como orugas en Navidad. (Me río)
    Un abrazo G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Vivian, el espejo después de los excesos navideños puede ser muy muy cruel :)
      Un beso guapa.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...