"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


27 sept. 2013

61. De ronda


[A Kiwi in Venice, de Graham Percy -2004-]

La otra noche se impacientaron mis manos. Tan seguras entre las tuyas y, en un revuelo, perdidas para siempre. Vinieron en tu busca los amigos de hazañas y cesó el baile, murió la música. En el último giro del rondó cambió mi suerte. Después de eso las máscaras me parecieron aún más infaustas. Desfilaban atrevidos caballeros queriendo conquistar mi enfado pero sólo cedí a disimular con mis hermanos. Y desde la balconada principal seguí el passacaglia. Tú ibas alborotando con otros, y me invitaste al descubrirme, ofreciéndome de nuevo tus manos en la distancia. Acerté a enviarte un beso mientras te arrastraba la danza en marea por las calles, y eso fue todo.
En estas últimas horas, te has presentado con el censor del regimiento en casa de mi padre. Mientras ellos departían las órdenes, tus manos han desgranado las mías, ansiosas por conquistar el destino referido en aquellos papeles.
Y mis dedos, retorcidos en un funesto temor, han sucumbido al mal de la laguna.




Y tras los cristales, el color de la tormenta. Paleta de tonalidades que se despliega por entre los tejados, procedente de un sueño calcinado. El sobre rasgado, sin sello oficial. El papel mezclado con el resto de fechas. Desordenadas.
Penzo dibujó bajo la firma la silueta de su último disfraz.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...