"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


22 nov. 2013

68. Sobre la palma de una mano





mapas del tiempo
de aquel que maniobran las agujas del reloj
o del que se esconde entre nubes de algodón

todo sobre fondo azul,
sea en la esfera de tu muñeca
o en la bóveda que pinta el firmamento

congelado en el presente absoluto
de una mirada tuya,
dando hilo a mi cometa
aire a mis cabellos
y color a mis suspiros

fugaz tránsito de segundos,
como enseres puestos en fila,
orbitando definitivamente entorno al deseo,
rotundo y perverso,
de buscarnos sin sospecharlo apenas


17 nov. 2013

67. Abans d’ahir


[Alain Delon en la Piazza San Marco, 1962 –foto de Jack Garofalo-]


Mai no en tenia prou.
En comptes de retratar l’amor etern es dedicava a contrariar tothom amb el seu somriure maliciós.
Escollia un infortunat descuit per apuntar-les directament al cor, filtrant les paraules oportunes i seduint la poca sensibilitat que podien demostra-li sense trair-se a elles mateixes.

Totes van acabar desistint.
Totes sabien que atrapar-lo era missió impossible.
Totes menys una i aquesta, per ser l’única, havia de frenar les marees.
Sorprendre una mirada de tots dos en el reflex invariable dels aparadors volia dir que ella havia guanyat l’últim assalt, i que, al final, només ell tindria la raó sobre el futur.

Els coloms batien l’aire al seu voltant i ella, amb la mà fent-li de visera, reia al sol.
S’havien declarat i no en volien saber res.


...............


67. Antes de ayer

Nunca tenía suficiente.
En vez de retratar el amor eterno se dedicaba a contariar a todo el mundo con su sonrisa maliciosa.
Escogía un infortunado descuido para apuntarles directamente al corazón, filtrando las palabras oportunas y seduciendo la poca sensibilidad que podían demostrarle sin traicionarse a ellas mismas.

Todas acabaron por desistir.
Todas sabían que atraparlo era misión imposible.
Todas menos una y ésta, por ser la única, tenía que frenar las mareas.
Sorprender una mirada de ambos en el reflejo invariable de los escaparates significaba que ella había ganado el último asalto, y que, al final, sólo él tendría la razón sobre el futuro.

Las palomas batían el aire a su alrededor y ella, con la mano haciéndole de visera, reía al sol.
Se habían declarado y no querían saber  de nada.




11 nov. 2013

66. Paso a dos



No ha llegado nadie. Las paredes se desvanecieron.
En el escenario, la música se descompone. Cada instrumento acomete su propio espacio, o se mezcla con los rivales.
La luz suaviza las notas, las lleva a cada rincón. El color se intensifica ante los espejos cubiertos de rojo terciopelo.

[de  internet]

Con un gesto de su brazo, siguiendo el ritmo amortiguado que sus pies equilibran, mi cuerpo lo acompaña, se mueve tras su idea y ambos dibujamos quimeras sobre la pista vacía, como peonzas girando tras la sacudida de una cuerda.
Ciñe mi cintura, repliega la flor. Lanza nuevos pasos, nuestras manos cuentan los siguientes tensando cada harmonía.
Cabriolas sobre el piso. Ojos que buscan en su reflejo inercia y freno, mientras la canción disuelve en sombras mi baile sobre el suyo.
Y la orquesta acomete el final. Trompetas que vibran de genio.
Su mano suelta la mía.



Y, en la caja de música, la bailarina espera a que la saquen de nuevo a bailar.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...