"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


5 ene. 2014

73. Cálido frío


[de  internet, descubierta en Midwinter Dream]

El padre de M hizo el servicio militar en Jaca. Fue allí donde aprendió a esquiar. O eso decía. Cuando vino aquí del pueblo trajo consigo la única foto de aquella época, en la que un muchacho, colocado de perfil, miraba muy serio al fondo parduzco del estudio fotográfico. La madre de M amplió el retrato y ahora acumula polvo y esquivas miradas junto al resto de cachivaches que atiborran de recuerdos el mueble del comedor.
Y aunque lo reconocen, en algunos momentos, tienen la sensación de estar frente a un desconocido, como si sólo se tratara de la imagen de muestra que decoraba el marco cuando lo compraron, permaneciendo allí desde entonces.

La última vez que nevó M le preguntó si también sabía patinar. Él se echó a reír, de buena gana; y a ella nunca le había parecido tan sincera su risa. Quizá por eso, en los meses sucesivos, trató de provocarle aquellos estallidos de felicidad, para divertirlo, para contagiarse con su alegría.

¿Pero sabías patinar o no, papa?
¿A quién pude importar eso ya?


8 comentarios:

  1. Quizás cuando recordaba sus momentos de patinaje le entraba la risa porque recordaba los batacazos que se daba en el hielo. Resbalaba en la memoria hasta los que-quien sabe-quizás fueran los momentos más divertidos de su existencia.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá fuera eso, o que le resultaba toda una sorpresa que M fuera tan inocente para creerlo patinador, chi lo sà!!

      Eliminar
  2. Cierto, a quién le puede importar ya. A veces hay historias que no llegamos a saber si son ciertas pero están en la familia (y con el tiempo llegan a serlo)
    Me gusta la foto, especialmente la ropa.
    Un abrazo G

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historias de familia, que se van repetiendo año tras año y a las que, ciertamente, siempre se les va añadiendo detalles, como un árbol que se prepara para ser decorado...
      Vivian, la foto es genial, me alegra que te guste.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Casi puedo ver el reflejo de su risa en tu mirada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencida de que M la lleva impresa en cada una de sus neuronas.

      Eliminar
  4. Hay recuerdos que se van diluyendo con el paso del tiempo y acaban transformando lo que un día fue, pero otros permanecen imborrables, no se olvidan, como esquiar o andar en bici, jeje.

    Bonita foto, vaya estilo de patinar y con traje. Olé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, hay recuerdos que permanecen intactos, sin cambios ni dobleces. Sirven para asegurarnos del paso del tiempo, de aquel convertido en arena, estratificado bajo capas y capas de instantes fugaces.


      A mi también me gusta mucho la foto. En cuanto la vi, la incorporé a mis recuerdos.
      Caballero estiloso, como si patinar fuera su andar cotidiano, y donde las florituras sirven para dejar pasar a una bella mujer de mirada perdida.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...