"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


8 jul. 2014

90. Impalpable


[Erwin Blumenfeld]

Realmente, se me antoja un juego difícil y peligroso volver a ser la querida de alguien. Perdí la virginidad, de inocencia conservo la justa. Y a pesar de lo dicho, ofrezco la misma apariencia de las que otorgan una hora de amor por nada más que una dote abigarrada de sueños incorruptos. ¡Con qué sutileza despaché al último!, como una princesa. Razón tienen los que, en su despecho, me asemejan a un cisne. De ahí mi mayestático porte, gimotean; pobre animal, conminado siempre a permanecer en el centro del lago para no ser ganso en la orilla chabacana del vulgo.
No deseo negar tal o cual cosa. Bajo la lluvia todo son resplandores y, mañana, la imitación que lleva mi nombre regresará a las calles, altiva y distante, con la única intención de vivir en paz.

15 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Toro, no había caído en esa apreciación.
      Definitorio.
      :)

      Eliminar
  2. Cisne o ganso? se puede elegir?
    Querida de alguien o de las que otorgan una hora de amor por nada más que una dote abigarrada de sueños incorruptos?
    se puede elegir?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apostaría por el sí, pero con valentía, siempre.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Los juegos peligrosos pueden ser excitantes pero hay que tener en cuenta que las normas del juego penden del hilo de las emociones...

    Un abrazo,

    MH

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, sin las emociones por bandera no sirve de nada jugar, aún a riesgo de perderlo todo.

      Eliminar
  4. Ningún juego es peligroso, arriesgado quizás, pero ya lo llamaríamos deporte de riesgo o juego de invierno y ya se sabe, que los fríos de invierno, como el regreso a los cuarteles, encierran la libido hasta la primavera.
    Sin ser querida de nadie, es más seductor ser amante. Amantes, ambos, clandestinos despertando la virginidad dormida, sin inocencia y a la justa medida de entregarse mutuamente compartiendo horas de amor, de deseo, de gozar sin frustraciones en el intento.

    La palabra querida, no me gusta para nada. Querer, me satisface.
    Amar a la mujer amante, que sienta, que palpe, que aprecie; sentirnos en un solo cuerpo fundido, no hay imitación posible.

    Vivir en la paz de ese deseo compartido es palpable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero esta querida (le has otorgado un sentido negativo que no tiene, ni mucho menos) es impalpable, sin duda.... como las diosas.

      Eliminar
    2. Sentido;sensibilidad y...................pasión.

      Eliminar

  5. Una ilustración de lujo para un texto que no le desmerece en nada.
    La inocencia siempre es necesaria... pero la justa.

    · Saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inocencia que guarda, también lo justo, el candor primigenio.

      Eliminar
  6. El corazón es como un prisma poliédrico capaz de desviar tantos reflejos de luz como colores tienen las apreciaciones e incluso, las deducciones. Vivir en paz, es lo que todos perseguimos.

    un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y todo ese caleidoscopio influyendo, por dentro y por fuera. Cuando la paz es más fácil que todo eso.

      Mi beso, guapa.

      Eliminar
  7. Impalpable , impredecible; hay horas de luz y de sombras para intercambiar papeles y dejar que sea el lago quien nos lleve o nos adjudique un papel.

    El paso del tiempo nos enreda las manos y sostiene nuestros sueños aunque estén rotos o por cumplir.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los rayos de sol son los que nos hacen, sobre el agua cristalina y a contraluz del fondo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...