"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


14 jul. 2014

91. Sirenas II

[de Pilar Mena]



El mar, con sus matizaciones, con el buche lleno de tesoros anclados. Para que nadie los rebusque, para que nadie los eche en falta. Contra el marco azul del cielo –sobre todo ese azul-, la piel rosa de las casas, el caparazón arabesco de la iglesia, las tejas en verticalidad suicida.
Tengo donde mirar, donde extraviarme para no volver. Cuatro velas sitúan la línea recta al fondo, el añil y el celeste sólo se tocan. En el origen.
Hopper enmarca.
Unas cuerdas rasgan madera de barco, el marinero de secano extiende sus redes. Mar de guitarra, ondinas afinadas de palo santo.

16 comentarios:

  1. Entre el día y la noche,
    el intervalo del sol alejándose
    dibujando ese color entre azul y violeta
    queda el anhelo del último suspiro,
    protegido por mil palabras en nuestras miradas.

    Sentado en el viejo embarcadero
    cruje la madera del viejo dique, de la vieja bahía.

    ResponderEliminar
  2. El mar es un buen lugar para perderse, yo tengo que imaginarlo, lo tengo lejos, pero también cogería ese barco en busca de sirenas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando puedas, piérdete unas horas en la contemplación de ese mar que te espera, porque te sabe lejos, te sabe lleno de vida por dentro.

      Eliminar
  3. Marineros de secano para sirenas con botox.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Toro, también vi sirenas de esas... jajajaja

      Eliminar
  4. Me perdí en el placer de leer tus letras. Una excelente descripción subjetiva del mar. Ese instante sacro en que dejas libre al alma. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Libre para volar, sin miedo a perder las alas.

      Eliminar
  5. Yo te he visto tomando sol y zumo de fruta exótica en las orillas del Yann. No sé qué hacías por allí pero me acerqué a preguntarlo, ya sabes que por allí nunca se sabe que es, o que se es. Pero ahora si lo sé, ahora que creo saberlo.
    Me gustan esas tejas en verticalidad suicida, seguro que tampoco son lo que parece. Fijo que son producto de una nueva cabezonería de Howard Roark.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus paisajes y su exótico perfume, donde no acabo de saber si me siento como en casa o una extranjera con muchas ganas de quedarme....
      Cosas de la verticalidad y la cabezonería :)

      Eliminar
  6. (No sé qué hacias por allí pero NO* me acerqué a preguntarlo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creer no es Saber, así que la próxima vez ven a preguntarme lo que se te antoje, será un placer mirarme en tus ojos.

      Eliminar
  7. Tengo donde mirar, donde extraviarme para no volver... pero yo te garantizo que regreso. Muy bueno tu espacio.

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, un placer!!!
      Pasa siempre que quieras.

      Eliminar
  8. Añil y Hopper; maderas de barco ; lo irreal siendo huellas en la playa o en el blanco de tus hojas. Y la realidad , un lugar donde mirar hasta perderse y regresar:

    aquí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé que decir. Lo has hilado tan bien que....

      puede que estuvieras a mi lado aquella vez, junto al mar...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...