"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


31 jul. 2014

93. Biarritz


[de  internet]

Terciada sobre la arena del Mediterráneo oigo el rumor de las olas.
Tus palabras, emborronadas con la resaca, se mezclan a los suspiros del viento y me llenan de sal matemática.

Atrás quedó el laberinto, pero el código secreto de mi cuerpo sigue ondeando su bandera.
Aviso para un único navegante. Aquel que pierde sus ojos antes de colarse en la ducha diaria de la rutina.

Perfil clásico, de curvas redondeadas.
Brazos amasados en otra brisa, en otro mar que no es ahora el mío.
Parecería que te he visto antes, ¿verdad?
O que bebí de tu piel el aroma de los dioses.

Pero no.
Sólo te he amado en el reflejo de una puerta giratoria, en el vértice de una raíz cuadrada.



24 comentarios:

  1. yo sigo diciendo WOW... tienes un arte sublime para decir con palabras lo que sientes

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
  2. Intentar relacionar título con imagen con texto sí que es como entrar en un laberinto o resolver una ecuación matemática; tiene tantas incognitas, como posibles historias tus palabras. Felicidades lo volvieste a conseguir, se ha disparardo mi imaginación.
    Ahora voy a seguir a Renzo, sin duda sigue siendo mi debilidad.
    Nos vemos pronto, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. preciosa eso es lo que más me gusta y quiero... que se os dispare la imaginación y voleis allá donde el viento os guie

      Eliminar
  3. Corrección: disparado no disparardo, Penzo no Renzo.... sorry

    ResponderEliminar
  4. me encanta como largas las palabras al espacio de tu mente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me gusta saber que las palabras están ahí, como en un baile, esperando a que las saquen y gires y gires con ellas sobre el papel

      Eliminar
  5. Un cuerpo diseñado para la lujuria nos convierte en poetas, aunque su visión se fugaz, etérea y sensual como un sueño en una azotea en verano.

    Hola, G, cuanto tiempo sin pasarme por este rincón tan chic y sensual.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un cuerpo diseñado para la lujuria me da mucho miedo, por eso primero intento acercarme con el tacto de mi propio deseo, para ver por donde le puedo meter mano, en el buen sentido de la palabra..... jajajaja

      Eliminar
  6. Amar el reflejo es amar el infinito. Entero. Una y mil veces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. amar el reflejo es perder los papeles ante la nada, pero es hermoso solo de pensarlo

      Eliminar
  7. Para amar , para sellar un recuerdo cualquier lugar es bueno :

    ¿verdad?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy cierto Jaime, y el sello nos acompaña adonde vayamos y se hace bien vivo sobre cualquier lienzo

      Eliminar
  8. Ahh...acabo de descubrirte.. me quedo por aquí con tu permiso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. adelante, hojea lo que quieras, para eso está, para intrépidas lectoras como tú

      Eliminar
  9. No conozco ninguna puerta merecedora de ser cruzada, que no sea giratoria, de esas que nos obligan a compartir el vértigo que nos da, reducir nuestro espacio de seguridad, en una situación.que no controlamos.
    Adecuando la posición sucesiva de nuestros pies, a una ecuación vinculada a la danza de nuestros y nuestras acompañantes, de su prisa y de la nuestra.
    Una v y un guión, pueden ser, un valle y un río, (v_), o una reducción al absurdo del cuadrado del reflejo del carboncillo de un sueño.
    Los mares conservan sus nombres por sus diferencias entre mareas, las estaciones los están perdiendo.
    En los mares de la luna, el rumbo de la vela, se adivina muy a lo lejos, a través de un prisma de sal caído del cielo, aquel que provocó que se levantase la primera ola.

    Somos tan infieles a nuestros recuerdos cómo nuestra incapacidad de olvidarnos, caímos aquí, y desde entonces nos preguntamos, cual de los dos es el minotauro.

    Hay días en las que mis sueños se vuelven tus letras, hay noches en las que espero que me despierten, y me acompañen, incluso cuando no esté.

    Siempre hay un buzón que espera los dibujos de tu carta, la de tu primera hora, su llave siempre va conmigo.

    Los dos sabemos que se puede acariciar, como antes, con letras.

    Te espera ese otoño que conoces , y si no, te espero en invierno, o en alguno de los mares que nos inventemos aquí o allá, cualquier año, dibujando sueños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ramón, cierto es que de mares el mapa sigue lleno. Que no encontremos el mejor buque para echarnos a la mar no significa que queramos quedarnos en tierra para siempre. El viento vuela en mi pelo, arremolina ideas peregrinas, se viste con el mejor recuerdo de tu rostro ante la caza de café. Y entonces voy hacia ti, no importa que vaya sin pasaje ni una muda para el viaje. No la necesito, sólo entrever tu mano extendida, allá en mi cielo.

      Eliminar
  10. Las esquinas que buscan alguien que escuche, son el resultado opaco, de grandes alardes, que han olvidado su letra.

    Todos somos un reflejo, de lo que el tiempo no nos deja contar en una carta.

    Veo un tren a lo lejos.
    Te encontraré, rayo.

    ResponderEliminar
  11. Los sueños primeros son letras, y solo los imposibles, nos permiten dibujarlas.

    ResponderEliminar
  12. Lo que me gusta de las puertas giratorias es que permiten la libertad de entrar y salir.

    Quién se queda es porque quiere, nadie le obliga.

    Entrar solo cuesta atreverse, pero traspasar esa linea todavía no significa "entrar".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a quienes el vértido nos hace dar mil vueltas en esa puerta giratoria, a veces, nos repele hacia el exterior y nunca conseguimos traspasar el límite

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...