"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


6 feb. 2015

95. D’habitude


[de Alphonse Mucha]

Ya no sabe qué cara tiene. Se conforma con reconocer el perfil apenas conocido cuando, de soslayo, sus ojos interrogan al espejo. Le suena lo que ve. Sigue adelante. La máscara aún aguanta. ¿Podría pasar que se notaran ciertas grietas?
Al llorar esta noche, la casualidad ha querido que el rostro temblara frente a su reflejo. Dolor inverso que tinta de rojo el blanco ocular, que llena de surcos la tersura rosácea de sus labios. Se mira a la cara y no podría jurar que se conoce. La visión ajada de la boca le dice que no es ella. No se parece en nada al recuerdo que tiene de sí misma. Y, aún así, le da un aire. Al menos la extraña no se le abalanza encima e intenta usurparla; sólo la observa, a la expectativa.
Yo creo que está más sorprendida que la otra. Han llegado a estar tan cerca.
En otra noche que se encuentren a lo mejor ninguna de ellas tiene tanta suerte de serenarse al fin, mirar para otro lado y apagar la luz.



10 comentarios:

  1. ah qué fuerte... sucede a veces,que uno no se reconoce, ni siquiera en la mirada..
    Me impactó mucho este relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me impactan también mucho estas desconexiones ante el espejo, ¿y si llega el día de no saber quién soy en ese reflejo?

      Eliminar
  2. Hay que romper ese maldito espejo¡¡¡¡¡ Suficiente con entenderse a uno de este lado para buscar más allá.......
    "En otra noche que se encuentren a lo mejor ninguna de ellas tiene tanta suerte de serenarse al fin, mirar para otro lado y apagar la luz" Yo una vez invité a alguien así a un tequila (por aquello de que no me gusta beber sola) y funcionó: acabamos riendo como locas las dos y cantando "los mareados" con la gata Varela... No te voy a contar las consecuencias, seguro eres capaz de imaginarlas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que romper los espejos, estoy contigo pero me confieso adicta a sus juegos de reflejos. Me autoengaño pensando que quizá, alguna vez –por una vez- presenciaré la verdad.

      Eliminar
  3. Los reflejos son cambiantes........juegan al escondite.....y nunca huyen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdemos los reflejos cuando nos alejamos de ellos pero quedan en su interior, los condensa su encierro.

      Eliminar
  4. El espejo no suele mentir.

    Nosotros -a veces- nos auto engañamos.

    me parezco mas a la imagen que recuerdo de mi padre que a la mejor de las mías. Pero es lo que va habiendo.

    Pero lo mejor de cada uno de nosotros, el espejo no es capaz de reflejarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos, que el espejo no lo es de nuestra alma, y si le ponemos mala cara, sólo se verá eso, la mala cara. Pero tienes razón, lo mejor de nosotros no aparece en el reflejo, sabemos esconderlo muy bien.

      Eliminar
  5. Un espejo reflejando la luz de una carta que vagabundea en mareas,
    y se cuela por la ventana de una cocina,
    es mi desordenada y prosetica escusa,
    para dejar una luz encendida,
    toda la noche...
    todos los días.
    Al tempo de un pequeño lápiz regalado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ese espejo es imposible que se arrimen las lágrimas, sólo que vengan en son de paz y felicidad.

      Como siempre, tan inspirado, con todos aquellos puntos que nos definen y nos hacen inseparables.
      Ramón, gracias.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...