"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


7 jun. 2015

115. Varar(se)


[de Andy Prokh]

Hay veces en que sentimos plenamente el fin de las cosas. Algo en nuestro estómago o en la cabeza da el carpetazo final y caemos en la cuenta de haber cerrado para siempre un tiempo finito de nuestras vidas. Eso es lo que mis entrañas sienten ahora que, por lo visto, se detuvo mi pesada carga, a orillas de este mar en foto fija. Dejé de sentir el crujir de tanta vértebra contorsionada. Y las rodadas de la piedra afilando el trayecto de los días. Soy sirena caída del cielo, al acecho todavía de algún que otro temblor. Me gustaría levantarme y perder la vista en una espera sin fondo, prendida en el puro fluir de la belleza. Para descansar de tanta rotación involuntaria. Porque sé que, quizá, llegue un navío a la ribera.



19 comentarios:

  1. Se te echaba de menos!
    es verdad,que esa sensación de fin,es hasta física muchas veces..
    Muy buen texto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orgánica por lo menos.
      Gracias LunaRoja.

      Eliminar
  2. El extraño sentir en el ocaso, sea el verdadero o algún otro falso, a destiempo. El plácido vértigo en el precipicio, en la cascada que se precipita hacia lo bello.
    Telxiepia caída del cielo, no esperes más temblores. ¡Provócalos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi sereno varar, pareciome que no hacía nada; mas el hecho sólo de estar ya hacía de mí, la sirena, un puro objeto de deseo. Los temblores palpitaban bajo el pecho.

      Eliminar
    2. Alada, alada, yo prefiero las aladas.
      https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/04/WATERHOUSE_-_Ulises_y_las_Sirenas_%28National_Gallery_of_Victoria%2C_Melbourne%2C_1891._%C3%93leo_sobre_lienzo%2C_100.6_x_202_cm%29.jpg/1920px-WATERHOUSE_-_Ulises_y_las_Sirenas_%28National_Gallery_of_Victoria%2C_Melbourne%2C_1891._%C3%93leo_sobre_lienzo%2C_100.6_x_202_cm%29.jpg

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Amapola, no sabes lo que significa para mí tener por aquí tu azul.

      Eliminar
  4. ES MUY CIERTO YO CREO ANDAR EN ESA SENSACIÓN

    ABRAZOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será por eso que andamos calibrando sones con nuestras letras.

      Eliminar
  5. Sirena que miras al cielo,
    el reflejo del mar sigue esperando revivir esa noche,
    en la que te inundo su marea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor ya lo hace en el quieto fulgor de unos ojos.

      Eliminar
  6. Si eres plenamente consciente de que algo se ha cerrado es porque has comenzado a rodar y girar de nuevo, enhorabuena! :)

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que transito, eso es cierto. Pero me gusta creer que ahora sí estoy en este mundo.

      Eliminar
  7. Un ciclo se cierra y empieza otro, la vida sigue.

    ResponderEliminar
  8. Algo en tí, percibe que se cerró un ciclo y descansa...La sirena sigue esperando otro barco, por eso fija su mirada al horizonte. Y de vez en cuando atisba adentro de sí misma y en su entorno cercano, nunca abajo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Cecilia, la sirena sabe que a la orilla llegará su futuro.
      Un beso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...