"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


3 abr. 2016

140. Dos en uno



Mantenemos la pureza en nuestros actos, ¿verdad? Y si no es así, miénteme, de conjuros piadosos está el universo lleno. Por el momento resisto bien con esta imagen etérea y naif que poseo de nosotros dos, a solas, entre el juego de sábanas que tan poco te gusta, o con testigos, interesados en el rugir del mundo y también, de reojo, en nuestras maniobras inocentes sobre la mesa. Por eso, cuando leo, una tras otra, muestras dolorosas de un amor impúdico y febril, no nos identifico en nuestro quehacer diario. Y siento que no nos representan, que nosotros no estamos hechos de esa pasta desatinada. Ya suficiente locura es no querer pasar de ti para que encima deba maltratarte constantemente, en un inacabable viaje de ida y vuelta entre mi castigo y tu perdón. Porque sé que, a resultas de ello, te cansarías, partirías, y se pudriría lo bueno que hemos llegado a construir juntos.

[Daisy Buchanan y Jay Gatsby, The great Gatsby -1974-]

La niña buena que represento ser no habla para nada de los ojos de lobo hambriento ante los que le gusta doblegarse, ni de esas maratonianas sesiones de lamidas en los puntos más erógenos de su cuerpo. Esa inocente criatura que soy yo misma, mirándote con ojos entornados y entre suspiros medio rotos, se deshace como el helado. Y cuando eres tú mismo y debes largarte, recupero la compostura. La niña de labios inflamados y su lobo feroz se esconden entre pliegues de sombras hasta más ver. O hasta que la necesidad de ser uno solo vuelva a hacer mella en ellos. En nosotros.

24 comentarios:

  1. Somos otros expuestos a la mirada ajena, pero incluso somos otros enfrentados al inclemente espejo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso podemos llegar a ser otros frente a nosotros mismos, a tal desatino llega nuestro autoengaño.

      Eliminar
  2. Individualidad y comunión besos.
    Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos inculcaron la comunión con el otro, pero nos obstinamos también en mantener nuestro YO más preciado.

      Gracias bella.

      Eliminar
  3. Hay que tener paciencia.... en treinta o cuarenta años ya no habrá problema alguno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor la ingeniería genética ha hecho milagros para entonces, y podemos llegar a 50 o 60 años...
      :-)

      Eliminar
  4. Solemos ser quien nos contamos. Está bien, realmente no existen reglas válidas para eso. Y se puede ser muchos en uno, como aquellos de quienes escribes viviendo sus variadas vidas...
    Besos, g :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta lo que dices Eme. Como dice Rosa Montero en su libro "La loca de la casa"....

      “… recurro a la loca de la casa [= la imaginación] e intento enhebrar palabras bellas e inventarme otras vidas. Aunque a veces pienso que no me las invento, que esas otras vidas están ahí y que simplemente me deslizo dentro de ellas. A estas alturas de la historia todos nos sabemos seres múltiples.”

      Eliminar
  5. Cada pareja es un mundo,que sabrán los demás?

    Besos.

    Por cierto...qué mirada la de Robert Redford en esa película...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Carmen, qué sabrán los demás?

      Por cierto, qué papelón (y no sólo la mirada) el de Robert Redford en la película.

      Eliminar
  6. Es el eterno juego, donde los roles nunca son lo que parecen..o si? Precioso texto,lleno de recovecos por descubrir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recovecos como los que guardan tras su abrazo los amantes.

      Eliminar
  7. Leo dos voces contestándose una a la otra sin que puedan escucharse mientras desvelan su intimidad intentando que seamos mudos cómplices de sus palabras sordas.

    Genial.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Voces que, a pesar del ruido circundante, nos llegan alto y claro. Como si alguna vez las hubiéramos vivido en primera persona, o casi.

    Gracias Jaime por tu aporte.

    ResponderEliminar
  9. Deliciosamente sugerente, sin duda. La niña buena que no eres sin duda tiene un alma incendiaria para ser capaz de sentir como siente y tener el temple adecuado para taquigrafiarlo para nosotros. Y nosotros te agradecemos, claro, que nos deleites así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La niña buena que asoma sus piernas por entre los pliegues de su confusa entidad, sonríe de medio lado porque siempre sabe que ha hecho más de la cuenta.

      Eliminar
  10. Déjame tumbar un parentesis para clavarle mi admiración cómo vela de noche, y surcar con mi goleta todos los acentos de la cara oculta de tu luna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paréntesis tumbados, como barquitos a merced de las olas del sentimiento.

      Eliminar
  11. de pronto pensé en esos amores platónicos que no se concretasron...

    o ese que quisimos quizá no verle el fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pudiera ser también, por qué no. El autoengaño suele ser muy poderoso.

      Eliminar
  12. ¿Para qué buscarle sentido a lo que ya tiene entidad y vida, por sí?
    Vivir más, pensar menos...
    Me ha encantado tu historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Estela, desatinamos la pasión y el deseo entre palabras, intentando racionalizar algo ingobernable.

      Eliminar
  13. Me gusta que hayas puesto la versión buena de Gatsby y no esa pantomima que hicieron hace poco tiempo. La sensibilidad no se puede comprar.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película del 74 siempre será la versión buena de la historia, por sus personajes, por su fidelidad al libro.
      La sensibilidad ni se compra ni se finge.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...