"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


8 may. 2016

144. En esta estación



[Campanilla trepadora, de Susana Mulé]


Busco las campanillas malvas que crecen en los postes de luz de mi calle.
Y me las llevo a casa.
Por apresar su belleza y ser la única en disfrutarla.
Por el placer –morboso- de verlas desfallecer en la soledad de mi compañía.


13 comentarios:

  1. Ese punto de crueldad le da otro valor a la belleza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Apresar la belleza es un ansia humana normal.
    Queda bien descrito que es imposible . Sin embargo tu poema convertido en poesía serà eterno.


    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como también será eterno el recuerdo de su belleza en la pátina de mis ojos.

      Eliminar
  3. Tú también me has llevado de la mano,a mi infancia, a ver las pequeñas campanillas azules y violetas ,que de la mano de mi padre, recorría alrededor de las estaciones de tren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leerte,tal como me dijiste en mi blog, es acercarme suavemente,con tus palabras a un momento de absoluta inocencia.

      Eliminar
  4. La crueldad es otra forma de belleza. Quizás al alcance de pocos.
    Afortunadamente.
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crueldad, y ese punto de satisfacción tan íntimo que parece justificarlo todo.

      Eliminar
  5. Ese matiz egoísta y cruel por lo hermoso...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ese punto insensato de ceder a la tentación...

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Sí, pobres. Aunque sólo ellas podrán volver a brotar con la primavera.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...