"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


9 ago. 2016

148. Avante


[de Aneta Ivanova, de su serie fotográfica Cultural Wrath]

Cuando M visita el camposanto lo hace para desahogarse. Apoya sus manos sobre las letras que singularizan lápida y nicho, y le habla a los huesos, desde la médula de los suyos. De ansiedades, de esperanzas, e incluso de presente. Sobre todo de presente.
De un presente que pasa por escribir, por intentar explicarse a ella misma lo que de reprimido y no dicho tuvo la relación con esos huesos a los que rinde homenaje. Y que, seguramente, ya no le piden cuentas aunque a M le resulte inconcebible dejar de solicitar su permiso para seguir sin ellos, entre tanto vivo suelto.
Un presente construido también a base de lecturas, de palabras de otros, que refrendan la decisión tomada por M, pues cada libro la retrotrae al universo familiar que necesita garabatear sobre el papel, en un aluvión de grafito desbocado. Bobin, Pérez Andújar, Lispector, Esmeralda Berbel. Los autores confabulan en la misma dirección, en la de su propia locura. Y el deseado frenesí comienza a parir escenas, miradas, silencios, opacidades.
M ya no tiene miedo a quedarse muda.




12 comentarios:

  1. Bonito mosaico prosaico se forma con la suma inmaterial de nuestras lecturas. De esos retales hacemos nuestra propia vestidura. Y quién sabe, quizá en algún momento descubras algún retal tuyo en la escritura de otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué razón tienes! Estoy hecha a parches, y cada día más. No me imagino uniforme y constante, carecería entonces de atractivo, al menos para mí misma.
      Lo de ser retal para otros, demasiado confías tú en mi valía.
      Nunca lo olvido.

      Eliminar
  2. Qué bueno volver a leerte! Como siempre no defraudas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bella.
      Lo realmente bueno ha sido volver a escribir, arrejuntar palabras y darle sentido al pensamiento.

      Eliminar
  3. Està bien que desaparezcan los miedos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. La palabra nos salva. (que alegría reencontrarte)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué razón tan grande Pilar!
      Y ya que lo hace, lo mejor es no dejarla escapar.

      Eliminar
  5. El poder y la magia de las palabras...
    Que fluya esa escritura!

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Vosotras las que leéis aun estáis...
    Lo que está vivo es lo que no se protege de su pérdida.
    La vida no vale nada, siempre se muere mi personaje, entre esos obstáculos clandestinos y no puedes morirte en paz entre tantos secretos, que te pudieron contar y nunca hubo tiempo para escuchar.

    Pero los tulipanes...!Ah los tulipanes!. Tienen tantos colores y tantas buenas abejas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre pensamos que habrá tiempo. Para la vida, para contar secretos, para dar cuerda a cientos de personajes. El tiempo nos alcanza. Fijo.

      Y miramos hacia otro lado, tal vez hacia los tulipanes. Los míos son de madera. Y sí que tienen colores, y abejas. Y una parte de mis alegrías.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...