"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


30 abr. 2016

143. De un tiempo a esta parte

[de  internet]

Mi tía. Mi tía se ha quedado ciega, aunque sólo de lo grande que tiene las cataratas. Y de un glaucoma. Y mi tía tiene mucho cuidado con los pasos en falso, para no precipitarse. Si algún gato la observa, le da igual, no alimenta a ninguno. Pero sus hortensias son otra cosa. Aunque lo peor es que yo no paro de verlo todo. Su decaimiento, su venirse abajo día a día, su confusión con los colirios. Y ese mirar opaco, abstracto, perdido entre sombras y dioptrías ciegas. Que sólo devuelve negrura. Para mi tía no hay nada más. O sí. Pero se lo calla, para no perderlo también. Supongo.

24 abr. 2016

142. Mar, maris


[de  internet]





Las palabras que ha aprendido por la noche cuentan la historia de dos polizones surcando las olas dentro de una bañera. El gregal maneja tan improvisada embarcación y una luna cortada en hoz da rienda suelta a su marea. Algunas de esas mismas palabras escuecen de amor en los labios, y salpican el extenso y negro cielo raso con luceros de sal. Cuando el cascarón de loza llegue al borde del pergamino, por donde se escurren mar y travesía, los náufragos vararán sus cuerpos sobre arena blanca. Entonces el hacedor de palabras cerrará el libro, arriará velas junto a su musa de cabello ensortijado y soñará.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...