"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


22 jun. 2016

147. Austral

[de  internet]


Solía mirarme en una galaxia de tiempo inmemorial. La sondeaba al trasluz orgánico de unas pupilas incendiadas, más propias de los atardeceres marinos que de nebulosas pelágicas. Y en torno al halo de valor que generaba dicha maravilla, nada se constreñía. Los milagros volvían a ser del todo razonables.






Sin embargo, en esta edad en la que el frío intenso del dolor nos ahoga al sentirnos defraudados con nosotros mismos, la luz azul irisa otros rincones y ya no calienta de igual forma. Las pupilas del benefactor de mis sueños se han extinguido. Perdimos ambos la costumbre de amarnos sin atinar en el futuro mañana.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...