"De vez en cuando te daré una leve historia, un aria melódica y cantabile para romper este cuarteto de cuerda mío, una parte figurativa para abrir un claro en mi selva nutricia." . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [Agua viva, de Clarice Lispector]


12 nov. 2016

152. Gracia auxiliar



[de Alain Laboile]

“Cada uno de nosotros se presenta como un ser colectivo cuyos innumerables elementos se reagrupan constantemente, se renuevan o mueren, se ayudan entre sí y se contradicen alternativamente. En un mundo tan rico y tan móvil en el que casi nunca un instante explica el instante que sigue, el altruismo no es cosa sencilla: pues ¿a quién se dirige? Es seguro, por lo demás, que en el fondo de todo impulso hacia el prójimo se mueve una profunda inquietud de nosotros mismos, si no es una secreta desesperación de soportarnos. Pero esto, creo, no disminuye en absoluto este impulso, que por ello se vuelve, al contrario, más humano. ¡Piénselo! Nos abandonamos a nosotros mismos, para acercarnos a ese otro desconocido que, a su manera, también huye de sí mismo; y uno espera vagamente comprender al otro al que sólo se ve desde fuera, porque es ese ser distinto de quien no conocemos todas las dificultades (y porque, quizá, nos ayudará a llegar a cierta comprensión de nosotros mismos). El otro nunca es otra cosa que un rodeo hacia nosotros. Ya es mucho si de esa calamidad de soportarse a sí mismo nace la necesidad de socorrer a los demás, en vez de atormentarles (como, por ejemplo, hacía Tolstoi).”



[fragmento de una carta de Rainer Maria Rilke a Antoinette de Bonstetten, fechada el 12 de abril de 1924, sábado, en Château de Muzot-sur-Sierre, Valais, Suiza]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...