"Esta rosa es una carta arrugada, la corteza de este abedul un autógrafo divino, y ese escarabajo un samurai que ha perdido sus guerras." [Negro claro, de Christian Bobin]


23 may. 2020

207. No vemos lo mismo

[Suzy Parker in Notre-Dame, by Richard Avedon -1951-]



... el asalto por sorpresa de la clorofila, el graznido de las gaviotas tras las pupilas del cielo, y ese puente bisagra hacia la salvación ...

... cuentas las estepas y las huellas de escorpión sobre lápidas de arenas movedizas con el mismo resultado, simple y arrebatado: dejaste de ser noticia ...

... bajo el sombrero tricolor y el café camelia, migas legañosas, inventarios de mala suerte y disparates confesos balando derrotas, que por aquí el miedo resiste los insondables voladizos de la calma original ...

9 may. 2020

206. Arrebato

Les prometió pasar a verlos. No todos los días, eso no, porque tenía órdenes de confinarse en casa. Pero cuando saliera a caminar por el río, algún que otro ratito, a mediodía, con el sol campando a sus anchas, y dejados atrás la antigua fábrica de cerveza, la subestación eléctrica y aquellos pisos rebozados en verde que sobresalen de la montaña... sí, iría a verlos. Las promesas están para algo.

[by  ge  minúscula]

Pero la suya, en un revoltijo de días, se fue disipando en el calendario y acabó por marchitar. Casi nada los primeros días, aquellos en los que una incredulidad absolutista se impuso. Sin embargo, sí, su promesa, empezó a perder peso y también las plumas. Y ganó mal color, cojera, desnutrición.

Ahora, sentada en el taburete sueco, M mira hacia la estantería colgada de la pared, detiene los ojos en el retrato de bodas de sus padres, en la cuerda tibante que cimbrea los restos de la susodicha. Y se disculpa ante ellos. Por ser una cobarde miedica, por no querer abandonar estas cuatro paredes de tocho y yeso, por negarse a mentir a la autoridad en el supuesto de alcanzar la calle, por seguir lagrimeando a cada pensamiento sobre ellos. Por su falta de palabra.

Y de corrido, se disculpa, coge ira y se disculpa. Reconoce a voz en grito que están de fábula en el nicho de la corona superior, juntos, haciéndose compañía. Que se dejen de hostias y no la miren a regañadientes, que ella está sola, y que, de estar vivos, ya habrían sucumbido al virus, los tres, hacinados en una morgue de sordos y mudos.



25 abr. 2020

205. Brigada de limpieza

[Louvre Museum, Paris, Spring cleaning in the Great Hall, by Pierre Jahan -1947-]

Menudo cuadro el mío... en esta permeable y minuciosa lentitud de estar sola.
Con ese redoble de escobas que propagan los inquilinos sobre mi testa apoltronada, desde la puesta de sol hasta su inminente reaparición por el quicio de la ventana.
Del marco mejor tampoco ni mencionar su dispersión ni el parpadeo atrofiado de los porteadores, vencidos incluso antes de aventurarse la primavera por quincuajésima vez con su maleta de trapo y esa munición de palabras que expolean las abejas.

Y de los hilos, mis brazos, atados a las molduras por aquello de imitar lo escurridizo de unas alas aquejadas del recuerdo de volar. Como marioneta en paro tras la renuncia del último ventrílocuo.
Y de cada uno de mis rostros, pedazos de lengua, como lunares de luz que orbitan la ruina de esta mi casa de lienzo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...